Comentando la visita de Glen Gabbard a Madrid

El Depto de Psiquiatria del Hospital Clínico San Carlos ha organizado bajo la dirección del Profesor López Ibor y la colaboración de su directora, la Dra. Blanca Reneses, la jornada de trabajo de Glen O´Gabbard junto a la Asociación Psicoanalítica de Madrid. El profesor López Ibor, alma de este departamento y su directora, la Dra Blanca Reneses nos hablan de la importancia de la visita de Gabbard a Madrid para el mundo de la psiquiatría. P.- Profesor, ¿cómo valora usted la visita del Dr Glen O´Gabbard a Madrid? ¿qué va a aportar a la psiquiatría española?.

LÓPEZ IBOR.- Gabbard es un hombre muy importante en toda la tradición psicoanalítica pero de lo que va a hablar principalmente es de la relaciones entre la psicoterapia y la neurociencia, entre la mente y el cerebro y cómo la psicoterapia sucede en un ser humano. En segundo lugar, toda discusión se va a hacer en torno a un caso clínico que él ha enviado y planteará una serie de problemas y es una sesión que dura prácticamente toda la mañana.

P.- ¿Cómo valora la aportación que ha hecho el psicoanálisis a la neurociencia?

¿Existe un vínculo entre el mundo de las emociones, la bioquímica cerebral y el cerebro tal y como expone?

Bueno, ¡esa fue la gran ilusión de Freud!

Freud no hay que olvidarse que procede de una gran escuela de fisiología. Él como médico era fisiólogo y todo su modelo es aplicar la perspectiva de la fisiología al funcionamiento no de un órgano como es la mente o las habilidades psíquicas. La mente humana partiendo de un bagaje como neurofisiólogo que era.

BLANCA RENESES.- La Obra de Freud hay que verla en el contexto global. Esto fueron los inicios anteriores a 1900 pero es verdad que en toda su obra en las últimas décadas él apunta que en muchos momentos la conceptualización que él hace probablemente en los años venideros podrá tener una explicación biológica que en ese momento podía prever. Pienso que si hoy Freud tuviera hoy 40 años sería un neurocientífico, no me cabe la menor duda.

P.- En relación a este concepto y volviendo al concepto que Freud adelantaba acerca del progreso de la neurología que corroboraría los descubrimientos del psicoanálisis ¿qué podríamos decir de la afirmación de Kandell avalando dicha propuesta?

La propuesta de Kandell la han tomado muchos profesionales tanto del mundo de la neurociencia como del psicoanálisis hay muchos psiquiatras que trabajan en equipos integrados y cada uno aporta sus conocimientos, el psicoanalista desde su lado, los profesionales de la neuroimagen desde el suyo, los psiquiatras desde el suyo y entonces la propuesta es muy pertinente y es muy vigente y prueba de ello es el planteamiento que Gabbard hará el sábado próximo.

LÓPEZ IBOR Durante una época muy larga no existía la psiquiatría, sino las psiquiatrías. Cada una de ellas tenía su modelo y su explicación y en general estaban mal avenidas y todos eran bastante rígidos en sus planteamientos; unos eran más comunitarios otros más situacionales, otros eran más biológicos, etc, y eso ha cambiado radicalmente y por ello, precisamente, ese acercamiento entre unas disciplinas unas más clínicas y otras más básicas es lo que ha hecho cambiar y está surgiendo un nuevo lenguaje que es a la vez, psicológico, biológico y social.
El abordaje es multidisciplinar, tanto para resolver el problema concreto tanto como para plantear temas y líneas de investigación.
.-¿Qué plasticidad cree que posee el sistema nervioso o el cerebro para modificar o corregir los trastornos psíquicos?

LÓPEZ IBOR .-Parte del estigma de la psiquiatría es que nacemos con un número de neuronas y a partir de la adolescencia las conexiones se van podando y qué se nos mueren al día cien neuronas y eso está en los grandes tratados y ¿qué quiere decir eso? pues que es un episodio negativo y todos estaremos atróficos y cuando se ha visto en los últimos diez o quince años que el cerebro podía producir neuronas según estaba estimulado y que los psicofármacos en lugar de contribuir a destruir neuronas la mayor parte de ellos son capaces de producir.

BLANCA RENESES.- En este aspecto de la plasticidad es conveniente añadir que la psicoterapia produce efectos que son medibles y observables en el cerebro al igual que los fármacos.

P.-¿Cuál cree que son los criterios de un buen tratamiento en un enfermo psíquico?

B. R La primera cuestión es hacer un buen diagnóstico, hace falta tener una buena formación personal que permita hacer un diagnóstico de la enfermedad, de los factores internos, psicológicos, sociales y de la vulnerabilidad que una persona puede tener, contando con los factores precipitantes que han hecho que tenga esa enfermedad y contando con los factores protectores y con los factores que lo perpetúan.

Hay que ser capaz de entender un caso clínico no solamente con la etiqueta del caso sino considerando todos esos factores porque en psiquiatría eso es necesario. Y luego a la hora de poner un tratamiento hay que tener una buena formación y ser experto en lo que uno es experto y es verdad que en los tiempos que corren no es posible ser experto en todo. . Uno tiene que ser capaz de saber que si un paciente necesita un tratamiento psicológico además de uno farmacológico se puede hacer uno y otro.

Eso no quiere decir que no haya psiquiatras que puedan hacer ambas cosas, por supuesto, qué duda cabe, pero tenemos que estar abiertos a la posibilidad de trabajar en equipo y en un diálogo que además es imprescindible. No puede estar por un lado el psicoterapeuta y por otro lado la persona que prescribe una medicación.

P.-Volviendo a Gabbard, ¿cuáles son las pautas más adecuadas en los tratamientos de los enfermos que padecen trastorno límite de la personalidad, los BORDELINE?

B. R Hoy en día, el volumen de publicaciones acerca de los tratamientos de los trastornos límite de la personalidad es enorme porque ha despertado muchísimo interés en diferentes campos. El tratamiento de los trastornos límite de la personalidad, se reconoce que asienta en dos vertientes, por un lado, la vertiente psicoterapéutica, se sigue pensando por muchos autores que el núcleo del tratamiento de los trastornos límite de la personalidad es el psicológico y la psicoterapia, hay ya evidencia científica suficiente que demuestra que hay diversos tipos de psicoterapia, algunas de ellas algunas de ellas en psicoterapia psicoanalítica de corte totalmente psicoanalítico de diferentes modalidades que ponen el acento en diferentes aspectos que han demostrado su efectividad, como también han demostrado otras psicoterapias no psicoanalíticas basadas en un tronco cognitivo conductual.

Hay en este momento cuatro grandes grupos de psicoterapia que han demostrado su eficacia en estos trastornos. Se sigue investigando en este campo y nosotros aquí contribuimos en lo que podemos desde este instituto a esa investigación. El otro campo es el los tratamientos biológicos que hay menos evidencia científica que en los tratamientos farmacológicos eficaces se utilizan, es necesario utilizarlos pero se utilizan desde una base, la de los síntomas. Se utiliza para abordar la expresión sintomática del trastorno.

Hay una importante investigación en lo que hace referencia a las bases neurobiológicas del trastorno y estos datos de este sustrato neurobiológico es importante tenerlo en cuenta para los tratamientos farmacológicos pero también para los tratamientos psicoterapeúticos porque muchas veces conseguimos entender lo que hacemos en psicoterapia y psicoanálisis y el resultado clínico de nuestra intervención conseguimos entenderla desde un aspecto neurobiológico. Algunas cosas que hacemos psicológicas podemos explicarnoslas desde el lado neurocientífico. Cuando trabajamos con un paciente, su capacidad asociativa, su capacidad reflexiva, contribuimos a mejorar su actividad en área prefrontal que es un área que sabemos que está alterada.

P.-¿Qué importancia concede a lo genético, a lo constitucional y a lo ambiental en los trastornos psíquicos y especialmente en los trastornos psíquicos de la personalidad?

R Existe una importancia extraordinaria y hay que entender que es un papel importante la genética pero también juega un papel importante el ambiente desde el nacimiento hasta la expresión de muchos aspectos de nuestro organismo. La expresión clínica de determinadas proteínas está condicionada por la educación, por la infancia, por la evolución diacrónica del propio ser humano y también por el estrés, por el dolor, y está por una parte el sustrato genético y la expresión de nuestros cromosomas que nos condicionan a padecer determinadas enfermedades. Que algunas se expresen con mayor virulencia en algunos casos no sucede en todas las enfermedades pero en el caso de los borderline si.

P.- ¿Qué aportación ha hecho el psicoanálisis a la neurociencia según lo conceptúa Gabbard?

R Gabbard ha aportado un puente entre la psiquiatría clínica y el psicoanálisis y la psicoterapia. Ha sabido entender y en sus publicaciones podemos contrastarlo que la neurobiología abre caminos de conocimiento. Los textos de psiquiatría dinámica se llevan utilizando muchos años y en nuestra experiencia hemos comprobado que son sólidos y están muy bien documentados.

P.- ¿Cómo se valora el modelo psicoanalítico por tanto?

B.R El modelo psicoanalítico trata de explicar los síntomas y rasgos disfuncionales de la personalidad de esos trastornos y permiten tratamientos que han demostrado sobradamente su eficacia. Otros modelos no psicoanalíticos tratan también de explicar el funcionamiento psíquico así como tratamientos psicológicos que han resultado ser eficaces de igual forma. El psicoanálisis tiene un papel muy relevante, desde luego.

P.- A su juicio consideran que existe rigor científico a la hora de juzgar a la psiquiatría, al psicoanálisis y en determinados conceptos en ocasiones se vierten informaciones de forma inexacta?

LÓPEZ IBOR.- Nosotros hemos trabajado mucho para quitar el estigma que existía y cuando uno trabaja con los medios pues su trabajo es provecho y favorable. Hay que sentarse y explicarlo. Un inconveniente grave es que si uno va a preguntar a uno y a otro cada uno le va a contestar una cosa distinta y la interpretación no siempre es rigurosa.

Nosotros hicimos un trabajo intensivo durante dos meses y vimos los resultados. Las noticias de psiquiatría ya no aparecían en la sección de sucesos sino en la de salud y eso es fundamental. Trabajamos también con los informadores sanitarios que tienen interés por estos temas y cuando trabaja de verdad, es un trabajo positivo, que cunde. Cuando se estrenó la película “una mente maravillosa” decidimos hacer un dossier y se lo dimos a todos los psiquiatras españoles; quién era esta persona, cómo había evolucionado, etc, de forma que todos tuvieran una información en la que basar su opinión. Que cuando a un psiquiatra le van a preguntar, cada uno de su punto de vista la imagen de la psiquiatría es mala en la prensa en los servicios de los hospitales, en los colegios, en los institutos, etc, dicho esto, hay que trabajar para que esto cambie.

P.-¿Existe en nuestro país suficiente inversión en investigación?

Más del 20 % del gasto sanitario tiene que ver con enfermedades mentales y se dedica un 2 – 2’5 %, así que ¡fíjese!.

Fuente:

Acerca de rferrar

Lic. en Psicología, psicoterapeuta, experta en psicología de Internet y Ciberpsicología. Interesada en el cambio de paradigma que la neurociencia plantea a los profesionales psi.-
Esta entrada fue publicada en neurociencia, salud mental. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s