Scott deLaHunta : Neurociencia y danza

 

Existe una corriente muy importante que  relaciona el conocimiento y la practica de la danza con otros campos como la ciencia cognitiva, la biología, la tecnología, las ciencias sociales y la filosofía en un  abordaje interdisciplinario para crear  herramientas y  métodos útiles a   la creación coreográfica.

Uno de los exponentes de esta corriente es Scott delaHunta que ha establecido sólidas colaboraciones con coreógrafos prestigiosos y que procede del mundo de la danza y a quién pude  escuchar el pasado 17 de Enero en CosmoCaixa en el ciclo de conferencias organizado dentro del ciclo ““El cerebro invade la ciudad”

Actualmente  lidera el proyecto Motion bank iniciativa de la Forsythe Co. que se ocupa de la visualización de los datos como parte de la práctica coreográfica, entendiendo la danza como “lugar de conocimiento”  y buscando reconocer que es lo dado y que es lo adquirido en la practica del experto.

Planteó  en su conferencia las interesantes bases de un modelo cognitivo que toma en cuenta distintos registros  de procesos cerebrales y  la confluencia de aspectos de la psicología de la forma a través de la visualización de datos asociada al movimiento.

Se abre la posibilidad, actualmente casi certeza, de que el conocimiento de la danza, como ya lo hace la música,  pueda ser compartido en otros espacios de conocimiento.-

By: Raquel Ferrari

_____________________________________________________________

Desde cuándo bailamos?
Desde el principio.

¿Y eso cuándo es?
Estamos en el útero materno… y semeja ya una danza. Tomamos el metro, entramos en un supermercado o caminamos por las calles… y diríase una coreografía.

¿Sí?
He filmado una confluencia de calles desde lo alto: es fascinante el sinuoso encaje de los movimientos de los individuos, sus velocidades, ritmos… ¡Trenzan una coreografía sofisticadísima, una hermosa danza colectiva!

En tal caso, danzan también los planetas, y los soles.
Visto así, podemos decir que ¡todo baila!

¿Bailaban más nuestros antepasados?
Hay pinturas rupestres de danzantes de la prehistoria, hace 30.000 años. ¡El baile es un rasgo definitorio de la especie humana!

¿Bailan los animales?
Se mueven, y pueden moverse de modo rítmico o sincopado, pero eso no es bailar, por lo menos según mi definición.

¿Y qué es bailar, pues?
Es una reflexión sobre el propio movimiento. Bailar es tener conciencia de estar bailando. Implica todas las capas del cerebro: la reptil, la mamífera y la racional.

¿Puede decirse eso de todas las artes?
Juega la intención, la voluntad de interpretar o recrear una realidad, crear algo nuevo.

¿Cuándo empezó a bailar usted?
Yo quería ser veterinario y me atraía la ciencia, pero me matriculé en un curso de interpretación… y descubrí el mundo de la emoción, empecé a disfrutar del movimiento…

¿Y se hizo bailarín?
Sí, empecé a integrarme en piezas de baile, coreógrafos…, pero sin dejar de indagar y reflexionar sobre el baile intelectualmente.

¿En qué sentido?
Neurocientífico por un lado e histórico por otro: me he especializado en el estudio del baile durante el siglo XX.

¿Cómo evolucionó el baile en ese siglo?
Al compás de las demás artes: de la música, la pintura, la arquitectura, el cine, la literatura… ¡La danza expresa el latido humano al igual que lo hacen todas las artes!

¿Bailar es un fenómeno más biológico que cultural, o al revés?
El contexto sociocultural es determinante, según veo. Reducir el baile a una mera dinámica neuronal no puede explicarlo todo.

¿Qué une al vals y al breakdance?
El contexto social. Hoy, bailar vals supone una habilidad social para una amplia franja de la población, mientras que bailar breakdance implica la pertenencia a una cultura popular juvenil y callejera.

Pero todo es bailar.
Y es relación: el vals se basa en la pareja y el breakdance suele pasar por el dúo.

Y entre un baile tribal y lo que hacemos en las discotecas, ¿qué hay?
Rehúyo las comparaciones fáciles, por imprecisas y desviadas. Hay que indagar en los motivos que subyacen en cada caso.

¿Cuáles son los hitos en la danza del siglo XX?
La revolución de Merce Cunningham y John Cage, mediado el siglo: romperán con la narrativa convencional, apartan del bailarín la responsabilidad del relato. Luego Pina Bausch reintroducirá la emoción narrativa. Y ahora tenemos muchas escuelas de danza y pocos coreógrafos influyentes.

¿Hacia dónde se encaminará la danza?
Es un enigma, y más con los recortes de subvenciones para cuerpos de danza.

¿Quién ha sido el mejor bailarín?

Ha habido varios bailarines cuya presencia individual resulta reconocible por algún rasgo singular: Mijaíl Baryshnikov, Fred Astaire… ¡son presencias únicas! Pero no podría elegir a uno solo de ellos.

¿En qué consiste bailar bien?

Los mejores bailarines son los que saben retroalimentar lo emocional con lo intelectual, y viceversa. Otra cosa son las audiciones, los castings…
¿Qué quiere decir?
Es decisorio el criterio del director de reparto: elige a los que juzga más interesantes para su coreografía en proceso de montaje.

¿Y qué piensan los rechazados?
No que bailan mal, sino que no era su momento. Al buen bailarín le conviene una mentalidad abierta, curiosa, inventiva, seguir experimentando y no detenerse.

¿Qué expresa un baile?
No únicamente emociones, también pensamientos, ideas: el proceso creativo puede convertir una idea en un movimiento, en un cuerpo moviéndose con pericia.

¿El baile como forma de comunicación interpersonal?
La neurociencia sabe que nos usamos mutuamente para pensar, igual que nos usamos para bailar. ¡Las llamadas neuronas espejo están en la base del aprendizaje!

¿Cómo?
Son neuronas especializadas en imitar gestos, movimientos, sonidos… de la persona que tenemos enfrente. Y así es posible aprender y entendernos. El baile es una vía.

¿Ha visto bailar a Xavi o a Iniesta?

He visto una filmación sobre Zidane durante un partido de fútbol: ¡toma decisiones a cada segundo para moverse! Un futbolista es una especie de bailarín, se lo acepto.

¿Y un partido de fútbol es una gran coreografía?
También se lo acepto: una sofisticada coreografía que puede proporcionar una intensa sensación de belleza

Fuente:

http://www.lavanguardia.com/lacontra/20120414/54284764009/scott-delahunta-el-futbolista-es-una-especie-de-bailarin.html

Anuncios

Acerca de rferrar

Lic. en Psicología, psicoterapeuta, experta en psicología de Internet y Ciberpsicología. Interesada en el cambio de paradigma que la neurociencia plantea a los profesionales psi.-
Esta entrada fue publicada en neurociencia, neurocultura y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s