Algunas cuestiones oscuras sobre la neurociencia

La neurociencia le pone  nombre a procesos que conocemos en sus efectos pero poco en sus causas. La adicción a internet es uno de ellos; gran parte de lo que hacemos en línea genera una respuesta neuronal con liberación de dopamina, el neurotransmisor presente en las respuestas de euforia relacionadas con la obtención de recompensas., al estilo de los jugadores o compradores compulsivos o los consumidores de cocaína.

En el mundo internet, las empresas tecnológicas trabajan en el cuestionable objetivo de “crear una necesidad y luego explotarla”, por ejemplo las empresas fabricantes de videojuegos hablan abiertamente de los “círculos de la compulsión” : el usuario juega, consigue su objetivo y es recompensado con un nuevo material descargable en línea, que lo hace seguir jugando para así reingresar al círculo.

Desde la neurociencia podemos comprender la vertiente cerebral de este proceso: conseguir un objetivo o esperar una recompensa tras completar una tarea activa las neuronas de un área del cerebro llamada ventral tegmental  que libera el neurotransmisor  dopamina  en los centros de placer del cerebro. Es lo que, a su vez, hace que la experiencia sea percibida como placentera. En algunos casos estas “experiencias-buscadoras-de-placer”, se transforman en conductas compulsivas, ej: la necesidad de revisar el e-mail en busca de un nuevo correo, actualizar el timeline de twitter o subir información a facebook e incluso apostar compulsivamente en línea: de ahí las paginas que se abren como publi cuando por ejemplo buscamos ver una película.

En una  reciente portada de Newsweek , Peter Whybrow describe algunos efectos dañinos de estar atrapado en este circuito comparándolo con la adicción a la cocaína.

De forma similar, Nicholas Carr -autor del libro The Shallows, sobre los efectos de la web en la cognición- dice que internet “conduce hacia una conducta que la gente sabe que no favorece sus mejores intereses, que los deja ansiosos y los hace actuar compulsivamente”.

La liberación de dopamina forma la base de las adicciones a la nicotina, la cocaína y las apuestas. La inhalación de nicotina genera una pequeña liberación de dopamina, lo que hace que un fumador se vuelva adicto rápidamente. La cocaína y la heroína producen grandes inyecciones de dopamina, y son incluso más destructivas.

Hasta no hace mucho las empresas usaban “focus group” como forma de conocer la opinión de los consumidores, hoy podemos monitorear la respuesta cerebral a estímulos por RSM y saber que respuesta automática genera la visión de tal o cuál imágen o la audición de tal o cuál sonido y lo mismo se puede hacer para saber que pasa cuando la gente interactúa en internet.

Luke Clark, neurocientífico de la U. de Cambridge (Reino Unido), trabaja con imágenes cerebrales y ha observado  que en los apostadores la imposibilidad de certeza  en la obtención de una gran recompensa  más estímulos limitados y específicos como conseguir dos de tres símbolos idénticos en un tragamonedas -es decir, una “casi” victoria-  estimulan un estado frenético de liberación de dopamina que los insta a volver una y otra vez.

Con inetrnet pasa algo parecido: se puede lograr  una activación máxima del circuito de dopamina solo con  una señal  de que estamos ante la inminente llegada de una nueva información.

Jaak Panksepp, neurocientífico de la U. Estatal de Washington,estudia el circuito neurológico de la felicidad buscando entender como los procesos afectivos se organizan en respuestas de expectativa y como se relaciona esto con algunos trastornos psiquiátricos y adicciones.   Aplicando estos conocimientos a la respuesta a internet, la llegada de un e-mail con su sonido de campanilla o la vibración de un SMS en el móvil operarían como una señal inmediata: una pequeña info que nos hace sospechar que hay más, este mecanismo se maximiza en redes como twitter.

De hecho, esto explica por qué al poco tiempo de su lanzamiento la gente empezó a tildar sus equipos BlackBerry como “CrackBerry”.

La compulsión por revisar constantemente el email y los marcadores deportivos en la web es impulsada en algunos casos por liberaciones de dopamina que ocurren en anticipación a la recepción de buenas noticias.

Las compañías de juegos en internet ahora discuten abiertamente sobre los circuitos de compulsión que resultan directamente en obsesiones y el objetivo de otras aplicaciones es el mismo: crear compulsión para reunir miles de amigos en Facebook, miles de seguidores en Twitter o sentirse agradablemente sorprendidos al descubrir en Foursquare que un amigo que no hemos visto en años está en las cercanías.

Entender como funciona no implica demonizar internet, los límites físicos del pasado ya no existen pero es importante recalcar que las adicciones y las respuestas de expectativa siempre han existido .

Que las TIC.s funcionen de esta forma y que las empresas busquen desarrollar juegos o publicidades usando esta información, no cambia el hecho de que además se requiere una subjetividad, una historia, una mente que “compre” el producto

El 10% (podría ser más, ya que la gente tiende a no reportar la adicción) de los usuarios de internet se ha vuelto tan obsesionado con la web que su uso afecta sus relaciones sociales, vida familiar y matrimonio, además de su eficiencia laboral, sigue siendo un 10%….

No existe tal invasión de Internet, podemos decidir crear muros físicos: leer libros, usar el teléfono fijo o apagar la Blackberry en casa.

Aún podemos decidir como, cuando y donde usar Internet y ese también es un recurso basado en mecanismos inconscientes cerebrales pero influenciados por nuestra historia personal.

Se trata “solo” de aprender a funcionar  felizmente y con eficacia en un mundo cada vez más virtual pero sin comprometer toda nuestra “vida”.

by: Raquel Ferrari

http://www.itsokaytobesmart.com/post/26858322086/no-its-not-newsweek-the-internet-is-not-like

http://www.thedailybeast.com/newsweek/2012/07/08/is-the-internet-making-us-crazy-what-the-new-research-says.html?

Anuncios

Acerca de rferrar

Lic. en Psicología, psicoterapeuta, experta en psicología de Internet y Ciberpsicología. Interesada en el cambio de paradigma que la neurociencia plantea a los profesionales psi.-
Esta entrada fue publicada en ciencia, neurociencia, neuromarketing, sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Algunas cuestiones oscuras sobre la neurociencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s