Neurociencia y espiritualidad

 

Si bien hay corrientes dentro de la neurociencia que reniegan de la vida espiritual como área de estudio o interés, por suerte, hay otras que exploran los beneficios que practicas como la meditación aportan al cerebro, por ejemplo un aumento de los niveles de atención y concentración.

Los estudios realizados concluyen que :

1) Meditar con regularidad influye en la actividad neuronal

2) La actitud de contemplación modifica, sobre todo, las redes de percepción y atención así como la regulación de las emociones

3) Ejercicios de meditación concretos fortalecen, además, áreas del cerebro que transmiten empatía y compasión.

En 2007 la neuropsicóloga Helleen Slagter-Universidad de Amsterdam-, examinó a 17 personas antes y después de que aprendieran, gracias a un curso intensivo de tres meses, la técnica de meditación vipassana; los voluntarios pasaban 10 a 12 horas diarias realizando ejercicios de atención.

Transcurrido el trimestre, se valoró su capacidad de concentración, que demostró ser mayor que la del grupo control al distribuir mejor sus recursos atencionales reaccionando con menor intensidad pero durante más tiempo.

La meditación ayudaría también a prevenir el déficit de atención originado por el paso de los años como ha probado el trabajo del equipo de la psicóloga Sara van Leeuwen de la Universidad Goethe y científicos del Instituto Max Planck para la Investigación del Cerebro.

¿Podría entonces la meditación-de forma generalizada- conseguir que las tareas cognitivas requieran menos recursos mentales? así parece.

Al parecer, muchos años de practica en técnicas de meditación posibilitan la disminución de la actividad cerebral en reposo con claros efectos tranquilizantes. Los investigadores en psicoterapia han demostrado que los circuitos cerebrales son extraordinariamente maleables, un estado de ansiedad cotidiano, el enfado, la tristeza, el miedo, la ira-emociones primarias- pueden ocasionar cambios que se convierten en cuadros clínicos : depresión, ansiedad; el camino opuesto es decir, la atenuación del “exceso”en los circuitos, es posible a través de la psicoterapia por el poderoso impacto que la palabra tiene, impacto que se haría extensivo a actividades de atención plena como la meditación.

Estos efectos relacionados en última instancia con la empatía, se explican por la plasticidad neuronal: mediante un esfuerzo intenso se altera la estructura y el modo de funcionamiento de determinadas áreas del cerebro.

Los meditadores poseen más materia gris en el hipocampo, una parte del sistema límbico que interviene en la memoria pero que también se halla implicada en las reacciones emocionales.

En todo caso, desde la psicología interesa profundizar en las complejas y estimulantes relaciones entre mente y cerebro que recuperan la posibilidad de cambio más allá de los determinismos.-

Fuente : “La meditación refuerza la mente” Dieter Vaitl. Revista Mente y Cerebro (55) 2012

By Raquel Ferrari

 

 

 

Anuncios

Acerca de rferrar

Lic. en Psicología, psicoterapeuta, experta en psicología de Internet y Ciberpsicología. Interesada en el cambio de paradigma que la neurociencia plantea a los profesionales psi.-
Esta entrada fue publicada en ciencia, investigación, neurociencia, psicologia, salud mental y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s