Las estaciones del año y la personalidad

Un estudio publicado en la revista   Nature Neuroscience sugiere que los mamíferos nacidos en un ciclo de luz invernal sufren alteraciones en sus relojes biológicos que les afectan durante el resto de sus vidas.

Douglas McMahon, biólogo de la Universidad Vanderbilt en Tennessee (EEUU), junto con otros compañeros, realizó un estudio que consistía en la crianza de dos grupos de ratones, desde su nacimiento hasta las 3 semanas. El primero criado en un ciclo de luz veraniega (16 horas de luz y 8 de oscuridad) y el segundo de invierno (8 horas de luz y 16 de oscuridad). También tuvieron un tercer grupo que experimentaba periodos iguales de día y de noche (12 horas cada uno). Una vez los ratones se destetaban, fueron redistribuidos en nuevos ciclos de luz:

  • Los criados en el ciclo de luz de verano, la mitad pasaron al ciclo de invierno y la otra mitad se mantuvieron en el de verano
  • Lo mismo para los criados en el ciclo de invierno
  • Los que crecieron en periodos de 12 horas de luz y 12 de oscuridad se distribuyeron en los 3 grupos.

28 días más tarde los 3 grupos permanecieron en oscuridad continua durante un período con el objetivo de observar el ciclo biológico natural y a la espera de saber si las señales de luz podían ajustar el desarrollo del reloj biológico.

Los resultados evidenciaron la influencia de la luz sobre los ciclos biológicos. Por ejemplo: El grupo de ratones nacidos en verano y redistribuidos al ciclo de invierno cambiaron al horario de invierno.

Analizando sus cerebros, se comprobó que la actividad del núcleo supraquiasmático, donde se aloja el reloj biológico, variaba según la exposición a la luz. En los nacidos en verano, los picos de actividad en las neuronas de esta región se situaban al amanecer con una duración de 10 horas, mientras que los nacidos en invierno los picos se situaban una hora más tarde al amanecer, incrementando la duración a 12 horas, luego del  cambio de estación.

Según McMahon, “Los ratones exageraban la respuesta al cambio de estación” lo cual guarda un enorme parecido con lo que sucede en el trastorno afectivo emocional que sufren algunas personas al comenzar el invierno:  “El reloj biológico regula el estado de ánimo de los seres humanos” a lo que se suma  la influencia que tiene la luz solar en los primeros meses de vida.

Estos datos ayudarían a definir  cuáles son los factores de riesgo de sufrir patologías como la Depresión Mayor, el Trastorno Bipolar, Esquizofrenia y Trastorno Afectivo Estacional en relación con la cronobiología.

By : Alexandra Rozas

Anuncios

Acerca de rferrar

Lic. en Psicología, psicoterapeuta, experta en psicología de Internet y Ciberpsicología. Interesada en el cambio de paradigma que la neurociencia plantea a los profesionales psi.-
Esta entrada fue publicada en ciencia, investigación, neurociencia, salud mental. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s