Nicholas Wright: Conociendo como piensa tu enemigo

Nicholas Wright  es un neurocientífico interesado en las irracionalidades predecibles que subyacen a las decisiones políticas, actualmente es investigador asociado en el  Carnegie Endowment for International Peace, . Sus investigaciones utilizan su background neurocientífico para explorar el proceso de toma de decisiones en economía y seguridad nuclear.-

Su tesis central es que  nuestra biología influye en todos los aspectos de las decisiones que tomamos, incluidas la perspectiva económica y política y es ineludible a la hora de estudiar estrategias de disuasión nuclear.-

No esconde su fascinación por los determinantes biológicos de nuestras actitudes políticas que otros analistas en el campo político verían con escrúpulos y desconfianza por dar demasiado peso a “nuestra naturaleza” en la toma de decisiones racionales.

Pero para Wright, la “biología”  refiere a las estructuras de toma de decisiones en el cerebro, lo que incluye el metabolismo de los sistemas regulatorios del cuerpo, como las hormonas o los neurotrasmisores.-

La biología afectaría por igual a todos, a empresarios inclinados a tomar riesgos, a trabajadores y servidores públicos, a los políticos y a la opinión pública.

Los seres humanos-dice Wright- están programados para sentir que pagan un precio muy alto por aceptar algo que consideran injusto en cuanto a sus posibilidades de supervivencia, “es parte de su biología”.

El sentido de justicia está cableado en el cerebro. Incluso, en experimentos con monos capuchinos, los simios han reaccionado igual que los humanos, negándose a perder, cuando se recompensa a un mono mejor que a otro por hacer la misma tarea.

Para manejar crisis políticas o escaladas de agresión nuclear o conducir estrategias de disuasión, es necesario predecir la respuesta del adversario y para eso es necesario aplicar una nueva visión desde la neurociencia a la psicología clásica.

Uno de los primeros insights que aporta la neurociencia en estos temas es que cuando iniciamos una acción, el impacto que tiene en la capacidad de decisión del adversario está crucialmente modulada por la acción de un “predictor de error”.

Este predictor de error está definido como la diferencia entre lo que ocurre y lo que que el adversario esperaba que ocurra. A mayor diferencia, mayor impacto de la acción. Es importante porque puede ocasionar escaladas de crisis: cuando hacemos algo, ya sabemos el como, cuando y como. Para el adversario, cuanto más inesperado, el predictor de error es mayor y tiene un mayor impacto psicológico. Si esto ocurre con las dos partes el conflicto seguramente escalará.-

Hay muchos ejemplos históricos: la crisis de los misiles en Cuba 1962, la reación israelí al inicio de la guerra del Yom Kippur en 1973, etc.

El marco del predictor de error incluye muchos conceptos estratégicos, por ejemplo el impacto psicológico del factor sorpresa que permiten operacionalizar el análisis de estrategias de disuasión.

La neurociencia sin duda es una de las áreas donde se demuestra la mayor sofisticación de la inteligencia humana: la capacidad para analizar el propio órgano que nos permite analizar las cosas. Su conclusión parece ser decepcionante: “Todos somos humanos –dice Wright–, por tanto somos animales y nuestros instintos afectan nuestras decisiones”.

Probablemente la neurociencia encontrará por este camino que el pensamiento y las creencias de los cristianos y judíos en Europa y Estados Unidos tienen más en común con los musulmanes en el Medio Oriente y los budistas en Asia de lo que normalmente se reconoce.

Fuente:

http://carnegieendowment.org/2013/10/18/knowing-how-your-adversary-thinks/h04h%5B

http://www.nicholasdwright.com

http://www.el-nacional.com/opinion/biologia-pensamiento-politico_0_416958550.html

 

 

Anuncios

Acerca de rferrar

Lic. en Psicología, psicoterapeuta, experta en psicología de Internet y Ciberpsicología. Interesada en el cambio de paradigma que la neurociencia plantea a los profesionales psi.-
Esta entrada fue publicada en investigación, neurociencia, neurocultura, neuroetica, sociedad y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s