Investigación: la lengua materna perdida deja rastros en el cerebro

Según un reciente reporte, las lenguas maternas perdida dejan una marca permanente en el cerebro. El estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Science of USA, desafía los criterios actuales respecto a que la exposición a una lengua en el primer año de vida puede ser “borrada” si existe inmersión en un contexto lingüístico distinto.

La investigacion demostró que niñas chinas, adoptadas a los 12 meses de vida por familias franco parlantes de Canadá, reconocían acentos chinos, a pesar de no tener entender la lengua.

El experimento se llevó a cabo con 49 niñas de 9 a 17 años, en Montreal. Se establecieron tres grupos

1º) Franco parlantes sin exposición al chino

2º) Bilingües Francés y Chino

3º) Adoptadas expuestas tempranamente al Chino

Se les pidió que escucharan “pseudo palabras” que utilizaban los acentos predominantes en chino. La resonancia magnética reveló que las niñas adoptadas mostraban la misma  actividad cerebral que los nativos, a pesar de no entender ni hablar la lengua china.

Fred Genesse, profesor emérito en el Departamento de Psicología en McGill University y co-autor del informe, resaltó la importancia de los resultados. ” La mayoría de las personas,  procesan el lenguaje en el hemisferio izquierdo. Cuando las franco parlantes escuchan las pseudo palabras, no las procesan como un lenguaje, para ellas, suenan como un amasijo de sonidos. Cuando observas los otros grupos notas que las áreas del cerebro que activan se encuentran en el hemisferio izquierdo, o sea, están tratando a esos sonidos como si fueran unidades lingüísticas, como palabras”.

En lenguas tonales como el chino mandarín, la misma palabra tiene distintos significados según se pronuncie.

Según David Stringer, profesor asociado de lingüística en la Universidad de Indiana, el estudio desafía la investigación clásica sobre el impacto que las lenguas tempranas tiene en el cerebro. “Aparentemente contradice los resultados de IRM de estudios similares, que sugieren que las lenguas de la temprana infancia de niños adoptados pueden ser borrados del cerebro cuando adquieren un nuevo idioma”. Por ejemplo, Un estudio del 2003 con niños de Corea adoptados por familias francesas que sugería que la lengua temprana se había perdido.

Alison J. Mackey, profesora de lingüística en la Georgetown University, afirmó que los nuevos hallazgos brindan evidencias a la hipótesis de la permanencia del aprendizaje  temprano de una lengua y de que lo que parece una pérdida de la lengua original sea en realidad un problema de recuperación. Dice: “Está allí, pero no es de fácil acceso”.-

Si bien el nuevo estudio fue mayormente bien recibido, Angela Creese, profesora de lingüística educacional de Birmingham University, cuestionó lo que se entiende por “chino” en el estudio y sugirió que los resultados debieran acotarse, utilizando una historia lingüística de los bebés más detallada. Agregó que la edad de los niños adoptados (+/- 12.0 meses) era significativa: “Es en esta etapa que el habla comienza a aparecer. Los bebés habrían sido capaces de aislar sonidos particulares de su idioma”.

Sumando al desafío que el conocimiento actual del de las lenguas tempranas en el cerebro, Kate Watkins, profesora de neurociencia cognitiva de la Oxford University, dijo que  el estudio abre interesantes posibilidades para  aquellos que quieran “reaprender” su lengua original. “Sugeriría que alguien que tenga una breve exposición tendría ventajas si quisiera aprender esta lengua otra vez. Si su cerebro esta cableado para detectar esas categorías sonoras, probablemente le será más fácil aprender ese idioma”.

Mackey se pregunta si las niñas chinas adoptadas podrían llegar a tener una fluidez similar a los nativos y sugiere estudios complementarios para examinar los “beneficios cognitivos” de esta exposición temprana.

“Aún no se conoce bien, pero es una muy excitante área de investigación”, dijo Stringer. “Esperamos poder entender más acerca del despertar de lenguas latentes en los próximos años”.

Fuente: http://www.theguardian.com/education/2014/nov/20/lost-first-languages-leave-permanent-mark-on-the-brain-new-study-reveals?CMP=twt_gu

Traducción : Raquel Ferrari

Anuncios

Acerca de rferrar

Lic. en Psicología, psicoterapeuta, experta en psicología de Internet y Ciberpsicología. Interesada en el cambio de paradigma que la neurociencia plantea a los profesionales psi.-
Minientrada | Esta entrada fue publicada en investigación, neurociencia, neurociencia cognitiva, psicologia cognitiva y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s