Mindfulness & cerebro en el mundo del business

Por: Christina Congleton, Britta K. Hölzel & Sara Lazar

El mundo de los negocios está que hierve con el mindfulness y quizás no se sepa que detrás del despliegue publicitario se esconden las ciencias duras. Estudios recientes brindan evidencia de que la práctica de la conciencia plena cambia el cerebro y lo hace de tal manera que nadie que trabaje hoy en el complejo entorno de los negocios, y ciertamente ningún líder, debiera ignorarlo.

Nosotras contribuimos a esta investigación en 2011, con un estudio en el que los participantes completaron un programa de mindfulness de 8 semanas. Observamos aumento significativo de la densidad de su materia gris; en los años posteriores, otros laboratorios de neurociencia de distintas partes del mundo han investigado también las vías por las que la meditación, una de las claves para practicar mindfulness, cambia el cerebro. Este año, un equipo de científicos de la British Columbia University y de la Teschnische Universität Chemnitz lograron reunir los datos de más de 20 estudios, para determinar qué áreas del cerebro están involucradas.

Identificaron por lo menos 8 regiones diferentes; nos centraremos en dos de ellas que pensamos son de interés para los profesionales del business.

La primera es la Corteza Cingulada anterior (ACC), una estructura localizada  profundamente, detrás del lóbulo frontal. La ACC se asocia a una amplia variedad de funciones autonómas, a la atención y a la conducta, suprimiendo las respuestas emocionales irreflexivas y ayudando a la flexibilidad en la elaboración de estrategias de respuesta a los estímulos. Las personas con daño en la ACC muestran impulsividad y agresión incontrolada y en los casos en que las conexiones entre esta zona y otras esté dañada obtienen un respuesta inferior a la media en tests de flexibilidad mental: eligen estrategias de resolución de problemas inefectivas más que adaptativas.

Por su parte, las personas que meditan obtienen resultados superiores en los test de autorregulación y resistencia a las distracciones y dan respuestas correctas más a menos que los que no meditan. La ACC se asocia también con el aprendizaje a partir de experiencias pasadas para optimizar la toma de decisiones. Los científicos afirman que la ACC podría ser particularmente importante en condiciones de incertidumbre y necesidad de rápidas decisiones.-

Source: Tang et al.
(Source: Tang et al.)

Source: Fox et al.
(Source: Fox et al.)

La segunda región cerebral que queremos destacar es el Hipocampo, una región que mostraba aumento de materia gris en los cerebros de nuestros participantes del estudio del 2011. Esta área con forma de caballito de mar está enterrada en la parte medial de los lóbulos temporales y es parte del sistema límbico – un complejo de estructuras internas asociadas con la emoción y la memoria-. Está cubierta de receptores al cortisol-la hormona del estrés- y algunos estudios han demostrado que puede dañarse por el estrés crónico, contribuyendo a una espiral negativa en el cuerpo.  De hecho, las personas con desórdenes asociados al estrés como la depresión y el estrés post-traumático tienden a tener un hipocampo más pequeño.-

Todo esto subraya la importancia de esta región cerebral en la resiliencia -otra habilidad clave en el elevado nivel de demandas del mundo de los negocios.-

 

Hölzel et al.
(Source: Hölzel et al.)

Estos hallazgos son solo el principio de la historia. Los neurocientíficos han también demostrado que la practica del mindfulness afecta áreas del cerebro asociadas con la percepción, el dolor, la tolerancia, la regulación emocional, introspección, el pensamiento complejo y el self. Si bien es necesario investigar más para documentar estos cambios y para entender los mecanismos subyacentes, la evidencia es irrefutable.

El mindfulness ya no debería ser considerado como algo “deseable” sino como algo necesario para mantener saludable nuestro cerebro, mejorar nuestras capacidades y protegernos del exceso de estrés. Puede incorporarse a nuestra vida espiritual o ser practicado como una forma secular de entrenamiento mental. Cuando nos sentamos, nos damos un respiro y nos comprometemos a ser conscientes plenamente, especialmente si nos reunimos con otros que están haciendo lo mismo, estaremos potenciando nuestras posibilidades de cambio.-

Fuente:

https://hbr.org/2015/01/mindfulness-can-literally-change-your-brain?utm_source=Socialflow&utm_medium=Tweet&utm_campaign=Socialflow

Traducido por : Raquel Ferrari


Anuncios

Acerca de rferrar

Lic. en Psicología, psicoterapeuta, experta en psicología de Internet y Ciberpsicología. Interesada en el cambio de paradigma que la neurociencia plantea a los profesionales psi.-
Minientrada | Esta entrada fue publicada en investigación, neurociencia, salud mental y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s