Neurociencia & cambio

En los procesos de cambio se trata de  la facilidad de modificar actitudes y puntos de vista, la neurociencia puede aportar un encuadre que permita entender este proceso.-

Los hábitos y las rutinas, reforzados con los años, están cómodamente instalados en las neuronas pero  es posible reformular  actitudes y creencias basándonos en la plasticidad neuronal que es la capacidad de la mente para aprender y por lo tanto modificarse a sí misma.-
Un equipo formado por Jeffrey Schwartz, Pablo Gaito y Doug Lennick  trabajó estos temas. El ensayo original, en toda su extensión, fue publicado por Strategy & Business, la publicación de la consultoría Booz & Co.(http://www.mercado.com.ar)

El estudio parte de la hipótesis de que el número de personas que cambia conductas adictivas u obsesivas tiende a ser muy bajo y reconoce la importancia de la comunicación verbal como generadora de modificaciones en los patrones neuronales .

Se trata de aplicar la neurociencia a la gestión de cambio en los grupos , analizando los patrones presentes en el pensamiento:

/el cortex pre-frontal que elige objetivos, hace planes y dirige la acción,

/los ganglios basales , “centro de hábitos” del cerebro,  implicados en las recompensas y el movimiento,

/la amígdala  que responde sobre todo a estímulos cargados emocionalmente o negativos como el temor y

/el hipotálamo, que regula impulsos primarios, controla el apetito, la sed y el deseo sexual.

La información que se procesa en esas partes por lo general no se trae a la atención de lo consciente.

Adoptar nuevos patrones es algo difícil y doloroso porque significa desalojar circuitos neuronales profundos y cómodos. También requiere usar partes del cerebro que requieren más esfuerzo y energía.

Vernos forzados a probar algo nuevo puede generar miedo y furia (un fenómeno que algunos llaman “secuestro de la amígdala”), la urgencia de escapar o un cansancio desproporcionado con respecto a la real provocación. Es la explicación biológica de la resistencia al cambio; la capacidad para pensar racional y creativamente también se ve disminuida,  repetimos conductas conocidas, como  la discusión, la aceptación pasivo- agresiva, o  la resistencia encubierta.

Las conclusiones del estudio señalan que  a pesar de la aparente inflexibilidad del cerebro, las conexiones neuronales son altamente plásticas.

La  investigación en neurociencia confirma el poder del “espectador imparcial” (Adam Smith);  la auto-observación ( en otro contexto hablaríamos de “introspección”)  activa áreas de la planificación ejecutiva en la corteza prefrontal y el córtex cingulado anterior (frontal) predisponiendo a dar forma a las emociones y ayudando a la integración del pensamiento y los sentimientos.-

El estudio habla de seis pasos que los autores  han desarrollado en distintos ámbitos: Schwartz ayudando a pacientes y luego organizaciones; Gaito en desarrollo de líderes en Cargill y Lennick en Ameriprise y otras empresas. Esos pasos permiten reenfocar la atención hacia las metas más deseadas. También crean un círculo virtuoso de valores .

En el caso de Cargill,  la compañía usa la expectativa de mejora  como una herramienta para reforzar los patrones neuronales productivos.  Donald Price, ( neurocientífico de la Universidad de Florida) trabajó sobre  el poder de las expectativas, Price realizó un experimento con voluntarios  especialmente sensibles al dolor; a algunos les dio un placebo creando la expectativa de una razonable buena reacción, esa expectativa fue suficiente para aliviar el dolor con la misma eficacia que un remedio verdadero. También calmó los centros nerviosos del cerebro: el tálamo (transmisor de la información sensorial)  y la ínsula ( que registra los estados internos del cuerpo).

Para los neurocientíficos, este es un gran  descubrimiento porque el tálamo es una parte primitiva del cerebro y tanto él como la ínsula suelen ser considerado los centros de la sensación “automática”, más allá del pensamiento o del control consciente.
Pero los experimentos de Price –y los de otros colegas– sugieren que si comunicamos  que “las cosas van a estar mejor si cambiamos” podremos generar una poderosa cadena de reacciones “tranquilizadoras”.

En esta etapa,  los hábitos se  alinean con las metas, por ejemplo, los ejecutivos de Cargill fueron entrenados para reenfocar (aunque no lo llamen así)  situaciones :  “Si es un problema, trabajamos para solucionarlo”,  “Si es una polaridad, no elegimos una sino aquellas  en que se  puede sumar para generar algo nuevo”.” Si es un aprieto, no tenemos nada que resolver o manejar, solo aceptarlo y aguantar”.
En  una crisis económica, por ej, reenfocar es despertar  el “espectador imparcial” de la gente  a través de la comunicación de ideas y emociones desde el miedo hasta la planificación de nuevas metas.-
En American Express, Chenault hizo exactamente esto luego de los momentos más shockeantes de su vida profesional: los atentados terroristas del 11 de septiembre, 2001. Convocó a una reunión general de toda la compañía en el Madison Square Garden, le dijo a su gente cómo se sentía, reconoció cómo debían sentirse y luego fue llevando la conversación hacia las cosas que podían pensar para seguir adelante.

Finalmente  adquirimos  la capacidad para reconocer nuestros propios pensamientos , resistir el “secuestro de la amígdala” y tomar la crisis como viene.

En las organizaciones, en lugar de revertir automáticamente a la idea de “así es como  siempre hacemos las cosas aquí”, se comienza a pensar: “así es como siempre hacíamos las cosas acá, ahora, las hacemos mejor”.

Cuando estas respuestas  cambian en suficiente número de personas, una nueva forma de operar se instala en la ética de la organización.

Valores más productivos se convierten en la base de las decisiones gerenciales, especialmente en tiempos de estrés.

La neurociencia aporta un punto de vista que refuerza la experiencia de la importancia de la palabra y de la comunicación con el otro, a través de la explicación de los procesos mentales en interacción con la dinámica cerebral.-

Fuente:

La neurociencia va en ayuda del cambio organizacional

By: Raquel Ferrari

Anuncios

Acerca de rferrar

Lic. en Psicología, psicoterapeuta, experta en psicología de Internet y Ciberpsicología. Interesada en el cambio de paradigma que la neurociencia plantea a los profesionales psi.-
Minientrada | Esta entrada fue publicada en investigación, neurociencia, neurociencia social, psicologia cognitiva, salud mental y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Neurociencia & cambio

  1. ALUCOD dijo:

    Muy interesante lo que planteas, aunque creo que la plasticidad neuronas de la que hablas se ve afectada en adicciones y trastornos psiquiátricos y de ahí la mayor resistencia al cambio. En la adicción a drogas, por ejemplo, se producen lesiones neurológicas que en muchos casos son irreversibles.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s